6 Puntos Críticos para Crear tu Propio Curso Virtual
6 Puntos Críticos para Crear tu Propio Curso Virtual Imagen gratuita tomada de Internet

6 Puntos Críticos para Crear tu Propio Curso Virtual

Destacado

Vamos a empezar a hacer una revisión de la temática de Cursos en Línea, enfocada hacia la mejora del portafolio de tu empresa y a fidelizar tus usuarios, logrando mantenerlos pendientes de cada una de las actividades de la empresa durante todos los días que dure el curso.

Para empezar, definamos la temática del curso, ya que esto nos dará las herramientas siguientes para continuar con su construcción.

1. Definiendo la Temática de tu nuevo Curso Virtual

Es posible que la empresa cuente con un manual de usuario del servicio o producto bandera de su portafolio (cada producto además, debe tener su propia ficha técnica), pues para empezar, se basa el primer curso en línea, en este manual, de no tenerse, se puede construir uno alrededor de ciertos temas, como ideas para el uso del producto o servicio que más se venda, un manual de "Hágalo Usted Mismo", orientado a enseñar a los clientes cómo hacer productos complementarios entre muchas otras posibilidades. Por ejemplo, si vendes hornos para panadería, un buen curso puede ser "50 Recetas para Panes Especiales", o si vendes consultoría podrías crear uno que diga "20 Reglas de Oro para Aprender, Medir y Mejorar". 

Otra forma de identificar posibles temas, es solicitando la retroalimentación de los clientes en los procesos, temas y productos.  Ellos se encargarán de darte muchas luces sobre cómo proceder y qué puede ser lo más importante para ellos.  Los sondeos de opinión son importantes para que de manera rápida, conozcas lo que ellos quieren.

Otra manera por la cual puedes identificar temas de interés, es aprendiendo a conocer las tendencias del mercado, que te dirán lo que ocurre en el mundo y que está marcando la moda actual.

Lo más importante es que debes tener la convicción de que no importa el terreno en el que te muevas, siempre podrás utilizar la educación virtual como un recurso importante en el ejercicio de tu empresa.

Una vez se haya definido el tema del que va a tratar el curso, deberás plantear el número total de entregas, la periodicidad, y la metodología para este curso que ya se ha empezado a gestar.

2. Número de Entregas de tu Curso Virtual

Una "Entrega", es un mensaje de correo electrónico, o publicación en el portal web corporativo, que adelanta el curso según la periodicidad planteada desde su inicio.

Se podría identificar la entrega con un capítulo independiente del curso, pero relacionado entre si con los demás capítulos.

La definición de entregas es demasiado importante, ya que esto te dará indicadores sobre cuánto tiempo podría llevar a cabo el levantamiento de información para poder completar la documentación del curso. También te aclarará su inicio y su final, y te permitirá identificar en alto grado de detalle la relación temática entre todas las entregas a realizar, de tal manera que se puedan comprometer entre si, con un orden lógico evolutivo, es decir, que los primeros capítulos tengan que ver con los últimos.

Recuerda que cada una de las entregas debe tener una estructura determinada para que la persona que la reciba, pueda iniciar un proceso de interacción con el tema entregado, de tal manera que obliguemos a su cerebro, a trabajar los temas de marca e imagen corporativa, para así poder lograr nuestro propósito de manera perfecta.

3. Metodología Clave para diseñar un Curso en Línea

Cuando inicies tus entregas, debes tener claro cómo vas a presentar cada entrega, para dejar definido desde el inicio una metodología, un esquema, y una orientación, es por esto, que a manera de recomendación, cuando se trabaja con cursos virtuales, es necesario hacer una estructura de presentación de entregas de la siguiente manera:

Diseña un formato básico y general para todos los correos electrónicos que vayas a enviar con tus entregas, esto dará identidad corporativa a los envíos.

Describe con claridad el título de la entrega, y presenta de manera rápida el contenido temático a trabajar.

Agrega un banco de material multimedia que soporte, justifique y respalde el contenido temático presentado.

Al final del boletín, presenta el tema siguiente de tal forma que el estudiante comprenda que el primer tema, tiene que ver con el segundo, y así sucesivamente.

Debes contar con un Sistema de Evaluación del contenido trabajado, así podrás hacer que tus estudiantes midan el nivel que han podido desarrollar. Si no tienes cómo medir, tus estudiantes no podrán identificar si el curso les ha servido para mejorar.

Si esta presentación es sabiamente aplicada, podremos “empatar” cada una de las entregas nuevas, con la última entrega realizada, de lo contrario tendremos entregas sueltas y no relacionadas. Esta situación causa desconcierto en el público objetivo, y este desconcierto es comprendido como desorden y falta de planeación.

Por tanto, te sugiero realizar el planteamiento completo del curso ANTES de empezar a distribuir su contenido por entregas, ya que este planteamiento inicial, permite la aclaración de cualquier interrogante antes de que pueda ser planteado por cualquiera de los estudiantes.

Se debe tener en cuenta, que el nivel tecnológico de la gente mayor, en muchas ocasiones podría llegar a comprometer el desarrollo de la estrategia de los cursos virtuales, por tanto, se debe saber orientar la metodología, para que el desarrollo temático sea lo suficientemente ilustrado y multimedia (usa imágenes si quieres más de mil palabras), para facilitarle al estudiante la absorción del conocimiento.

4. La Importancia de la Periodicidad del Curso Virtual

La periodicidad depende en primera instancia, del número de entregas que se haya estipulado. Por ejemplo, si se determinaron 12 entregas del curso, ahora toca definir si se van a realizar de manera: diaria, semanal, quincenal o mensual. No se considera pedagógico hacer entregas de mas de una semana, ya que el tema se va olvidando, y las distracciones normales de la vida, van alejando de manera natural al estudiante.

Desde lo personal, sugeriría la periodicidad semanal o máximo, quincenal, dependiendo del tipo de público al que nos enfrentemos. Si es un público ejecutivo, que posiblemente no disponga de mucho tiempo para la resolución de los trabajos de la semana, podemos hacer las entregas de manera quincenal, pero si vemos que el público puede disponer de un poco más de tiempo, las entregas podrían ser semanales.

Ventajas y Desventajas: Si disponemos la periodicidad de un curso como semanal, para poder tener la mente de nuestros estudiantes enfocada en la marca de nuestra empresa de manera permanente, el tiempo de construcción del curso va a ser mucho mas largo, ya que tendremos que levantar el doble de información para el mismo periodo total de tiempo, si lo comparamos con entregas quincenales, es decir, no es lo mismo crear un curso para 6 meses con entregas semanales, que para 6 meses con entregas quincenales.

Recomendación: Si al iniciar el curso, se mencionó que la periodicidad era semanal, debes tener por seguro, como si fuese regla divina, que tus estudiantes, estarán a la expectativa total de cada nueva entrega. Si dijiste que el día de cada entrega nueva sería el lunes, cada lunes llegarán tus estudiantes a sus computadores, smartphones o tablets muy temprano a revisar su buzón de correo, esperando encontrar el tema nuevo que se les había prometido. Por tal razón, violar esta promesa de servicio en cuanto a las entregas, será un arma mortal para la imagen de tu empresa.

Por esta razón, recalcamos la importancia de tener TODAS las entregas, antes de ser lanzadas al público. Con esto se puede realizar un proceso de revisión, edición y curaduría de contenidos, para establecer relaciones entre temas, verificar la evolución del curso, y tener bastante claros los objetivos a los que apuntamos, antes de iniciar este proceso.

5. ¿Cuántos cursos virtuales deben ser implementados?

Este tipo de estrategia debe implementarse de manera permanente, ya que colabora todo el tiempo con la educación y fidelización del cliente, situación necesaria para poder implementar nuevos productos a futuro mejorando el portafolio de la empresa, se puede también mejorar la oferta de soporte postventa, ya que según sea el tipo de educación que se le haga al cliente, éste va a empezar a reconocer ciertas responsabilidades que se derivan del cuidado o uso del producto o servicio adquirido. Ya ubicado en este punto, reconocerá la “necesidad” de adquirir el “repuesto”, o el “producto o servicio complementario”, que le permitirá sacar mayor provecho a la utilización o ejercicio de su adquisición.

Fíjate que dentro de mi portafolio de servicios personales, ofrezco el servicio de hosting para empresas, y ahí me he enfocado con mis clientes, a resaltarles que una cosa es ofrecer la capacidad de almacenamiento, y otra muy diferente, ofrecer un servicio complementario de seguridad.  Normalmente puedo ofrecer el servicio complementario de seguridad, pero dado que es un servicio de alto riesgo, prefiero enseñarles cómo aplicar un protocolo de seguridad a ellos, lo cual me da la posibilidad de aumentar el nivel de confianza y satisfacción por parte de mis clientes, al ver que ellos mismos pueden ahorrar dinero, con lo que yo mismo les enseño.

Esto empieza a vincular al estudiante cada vez más con el producto, a la vez que se empieza a crear una relación más estrecha entre el cliente y la empresa, hasta llegar al punto en el que todos los empresarios quisieran ver a sus clientes: “Fidelizados por Completo”.

Aunque es una estrategia lenta, es bastante segura, desde que las condiciones del curso que se ofrezca sean pertinentes a la oferta corporativa.

6. Certificación del Curso

Se puede ofrecer un "Certificado de Asistencia al Curso", como valor agregado adicional, y además, también se puede utilizar como estrategia para canalizar nuevos ingresos, para todas aquellas personas, que deseen presentar un examen presencial en las instalaciones de la empresa.

Esto lo puede certificar como: "Experto en el Manejo del Producto X", "Asesor Profesional en X o Y", de tal manera, que incluso, el proceso puede llegar a terminar en un filtro para encontrar y vincular nuevos asesores comerciales, o sencillamente, para reconocerle a la persona que ha desarrollado oficialmente todo el proceso de aprendizaje sobre la tema mencionado en el curso.

Señor Empresario: El hecho de incurrir en costos para la producción de un curso virtual como lo son las filmaciones, redacción, fotografía, edición y demás, no debe ser considerado un gasto, sino una completa inversión, ya que el mismo curso, puede ser ofrecido en línea a un costo bajo para sus clientes, o puede ser utilizado como servicio de valor agregado para los que adquieran la oferta específica con la que esté relacionado el curso.

Importante: Debes tener en cuenta que un cliente educado en el arte de manejar el producto o servicio, es un cliente que evoluciona con el producto, y que va a requerir nuevos componentes, valores agregados, y seguro que estará dispuesto a pagar por ello. La responsabilidad de educar al cliente, reside en la empresa, y no en el cliente. Si el cliente no conoce sobre nuestro producto, sencillamente se irá a donde si le expliquen y lo integren de manera fácil y rápida.

Material de Descarga para soporte a esta Estrategia
Cursos en Línea - Información Adicional
Documento PDF.
Nombre: cursos_en_linea.pdf.
Tamaño: 361 Kb.

Audio de Apoyo para la Creación de Sitios Web
Documento MP3.
Nombre: presentacion_sitios_web_gold_empresas_virtuales.avi.
Tamaño: 16,356 Mb.

Modificado por última vez enViernes, 16 Enero 2015 10:24
(0 votos)
Visto 995 veces

Log in

fb iconLog in with Facebook
create an account